Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Ambientalistas celebran cierre de Celulosa Arauco

(22/01/2005)

Aproximadamente hace cinco meses, aún antes que miles de cisnes de cuello negro comenzaran a morir o a emigrar del santuario, la ciudadanía valdiviana y organizaciones ambientalistas intensificaron los cuestionamientos que las había llevado a rechazar desde un comienzo la instalación de la celulosa, que bota sus desechos en el río Cruces, a sólo 10 kilómetros del santuario de la naturaleza. Cientos de personas marcharon en Valdivia y desfilaron frente a la planta de CELCO en distintas ocasiones exigiendo el cierre de ésta. En conferencia de prensa, la Coordinadora por la Defensa del Santuario de la Naturaleza del Río Cruces, que agrupa a 14 organizaciones nacionales y regionales (*), recordó hoy que también se interpusieron recursos de protección; se enviaron cartas al Presidente de la República, al intendente de la X Región y a sus seremis; como también se recurrió a la secretaría ejecutiva de la Convención Ramsar, instancia internacional destinada a proteger los escasos humedales que van quedando en el planeta.

Lucio Cuenca, coordinador del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), destacó que esto demuestra que una movilización firme y masiva por los derechos ciudadanos es un camino efectivo para lograr cambios. Al mismo tiempo, afirmó que el desastre ecológico y la medida adoptada por COREMA, con excesiva tardanza, pone en evidencia el fracaso de las políticas y del sistema de evaluación ambiental de proyectos productivos “y que éste sistema es permeable a influencias y presiones provenientes de los círculos de poder”. Celulosa Arauco pertenece al grupo económico de Anacleto Angelini, uno de los más poderosos del país y de la región.

Los argumentos de la Corema para decidir el cierre de la celulosa son aumentar su producción a un nivel que supera con creces lo autorizado –con el consiguiente incremento de sus desechos-, descargar aguas a mayor temperatura que la permitida y utilizar pozos profundos para extraer agua, infringiendo las leyes. Al respecto, los ambientalistas remarcaron que hace seis meses denunciaron estas ilegalidades e infracciones, pidiendo en ese momento la paralización de la planta. Y que si eso hubiera ocurrido oportunamente, se habría evitado el enorme daño ambiental constatado con posterioridad.

Por su parte, Gonzalo Villarino, director de Greenpeace-Chile, planteó tres exigencias que la Coordinadora hace al gobierno y a la empresa: reubicación de la planta de celulosa en otro lugar; uso de sistemas de producción limpios utilizando la tecnología más moderna que permite reciclar toda el agua utilizada, y un plan de gestión para restaurar el ecosistema dañado con recursos aportados por la empresa y por quienes resulten responsables.

En cierta forma, además de reiterar la postura que siempre expresaron los ambientalistas, la primera exigencia es también una respuesta al director de la Corema-X Región, José Luis García Huidobro, quien al comentar la paralización de la planta Valdivia agregó que esta resolución “podría revertirse en dos semanas si la empresa cumple con lo exigido”.

Respecto del sistema de producción, la planta Valdivia –como lo hace la generalidad de la industria de la celulosa en el país- no tiene tecnología libre de clorados y recurre a estos químicos en el proceso de blanqueamiento de la pulpa de madera, lo que da origen a dioxinas y furanos. Estos contaminantes, como advierte RAP-AL Chile, son orgánico persistentes (COP) y aún en el caso de que la planta use dióxido de cloro, como lo ha declarado, generaría compuestos clorados y dioxinas, que por su alta peligrosidad forman parte y están regulados por el Convenio de Estocolmo. El gobierno de Chile está cumpliendo la última etapa de ratificación de este acuerdo internacional, que ya fue firmado por el Presidente de la República.


(*)La Coordinadora por la Defensa del Santuario de la Naturaleza del Río Cruces está integrada por Alianza Aysén Reserva de Vida, Defensoras del Bosque Chileno, Estudiantes de la Universidad de Chile(CERN), Chile Sustentable, Acocéanos, Fiscalía del Medio Ambiente, Fundación Terram, Greenpeace, Grupo Acción por los Cisnes Valdivia, Grupo de Jóvenes de Eco-Clubes, Instituto de Ecología Política, Observatorio de Conflictos Ambientales (OLCA), Océana, Red Nacional de Acción Ecológica (Renace), Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAP-AL), Ciudadanas y Ciudadanos Independientes, y Valdivianos y Valdivianas en Santiago.

Noticia fuente: RAP-AL Chile