Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Brasil: Shell y Basf, una fábrica de contaminación y muertes en Paulinia

(30/04/2012)

Una fábrica de contaminación y muertes en Paulinia

Después de 59 casos fatales, Procuraduría amplia la lista de los que tendrán que ser indemnizados.

Lino Rodrigues, enviado especia. O Globo

Contratados por la Shell, los trabajadores, realizan sus labores en un área aislada debido a la contaminación por plaguicidas, sin el uso de todos los equipamientos de protección necesarios. Marcos/ O Globo

24 de marzo de 2012. Paulinia, São Paulo. La demora en la decisión de una batalla judicial que se arrastra hace mas de 10 años, e involucra a ex-trabajadores de la Shell y la Basf, el Ministerio Publico del Trabajo (MPT) de Campinas, ya ha dejo un saldo de 54 muertos -dos de ellos en el último fin de semana-, todos contaminados por substancias cancerígenas en el área donde trabajaban y en cuyas instalaciones funcionó la fábrica de agrotóxicos de estas dos empresas entre 1977 y el 2002, en el barrio Recanto dos Pássaros, en Paulinia, interior de São Paulo. Los análisis técnicos encomendados por la Fiscalía de Justicia concluyeron que hubo negligencia, impericia e imprudencia” de la Shell y otras empresas que la sustituyeron en el área, en el caso de la contaminación de la fábrica y de los terrenos vecinos.

La disputa laboral de los ex empleados es para garantizar un plan de salud que cubra los gastos médicos de las enfermedades que surgirán después de años en contacto con productos químicos para la producción de agrotóxicos. El jueves, en la reunión entre los representantes de los trabajadores y de las empresas, el MPT de campiñas consiguió incluir más de 13 personas en una lista de 772, a los cuales ya se les habían garantizado el derecho de cobrarle a sus ex-empleadores los gastos de los tratamientos médicos.

En la sentencia que fue dictada en agosto de 2010, el segundo juzgado del trabajo de Paulinia determinó que la Shell y la Basf tendrían que costear en su totalidad los gastos médicos, exámenes de laboratorio y gastos de hospitalización de los ex funcionarios y de sus parientes, y todos los empleados que prestaron servicios a la fábrica. En la actualidad, estas empresas también fueron condenadas a pagar una multa de R$ 622 millones de reales por daños a la colectividad y R$ 64.5 mil de indemnización a cada uno de los cerca de 600 extrabajadores y sus hijos. Las empresas intentan conseguir rebajas de las multas y apelarán en segunda instancia al pago de los gastos médicos en el Tribunal Superior del Trabajo.


Hijos de Trabajadores nacerán con secuelas

La historia de contaminación que afecta a trabajadores y vecinos de la fábrica de plaguicidas de la Shell comenzó con la compra de un área de 400 mil metros cuadrados en 1974, que era en ese entonces el barrio Poço Fundo. La elección del local no fue casual: vista desde arriba el área tiene forma de concha que es el símbolo de la empresa. La fabrica, a pesar de las protestas contra su instalación comenzó a funcionar en 1977, con 191 funcionarios. En 1992, fue vendida a la multinacional Cynamid que, en el año 2000, pasó a ser propiedad de la Basf. Desde antes de la primera venta, la fabrica ya tenia un montón de denuncias de contaminación por el fuerte olor en el aire y en el agua, que causaban malestares físicos, gástricos en funcionarios y vecinos.
“Yo tenía que llenar el depósito de agua en la noche para poderla usar al otro día a causa del fuerte hedor a producto químico- cuenta Ciomara Rodrigues, dueña de una granja al lado de la fábrica.

Ciomara, que vive desde el 2002 en un hotel en Paulínea costeado por las empresas, tuvo que convivir con la contaminación desde que la fábrica Shell comenzó a operar. Fue en la granja construida por su papá, donde paso su infancia y donde nacieron los dos hijos que “tienen muchos problemas de salud desde que nacieron”.

El mayor vomitaba todo el tiempo, tenía diarreas y lagrimeaba mucho. Pero nadie imagino que la contaminación venía de la chimenea frente al portón de mi granja. Después de todo la Shell es una empresa grande y mas encima tienen el slogan “Usted conoce, usted confía”. ¿Quién podría imaginar que hacían algo tan malo que perjudica a la gente?- se pregunta.

Desde el 2003, cuando dejó la granja contra su voluntad. Ciomara se enfermó de depresión y contrajo varias enfermedades como consecuencia de la contaminación . Los exámenes que se realizó indican que ella fue contaminada por Aldrin y otros químicos producidos por la Shell. El hijo mayor de 34 años tiene el bazo aumentado, uno de los síntomas de contaminación, y sus complicaciones.

Los nueve años en la Shell (1979-1988) tuvieron consecuencias trágicas en la vida de Benedicta Mary Andrade, ex coordinadora de servicios generales. En abril de 1990 nació con parálisis cerebral su hijo Leonardo, que en la actualidad tiene 21 años.

El tuvo una malformación que se generó durante la cuarta y quinta semana de gestación debido a problemas de contaminación ambiental- cuenta Mary- que es profesora de arte en un colegio en Campiñas y tiene una lucha judicial para recibir ayuda de la empresa para costear el tratamiento de Leonardo.
La indemnización no resuelve el daño, pero al menos podré pagar un convenio. Necesito garantizar el futuro de mi hijo. Saber que el problema de él fue por causa de mi trabajo, es doloroso.

A pesar del número elevado de muertos y del ordenamiento cese de las funciones del local desde el año 2002, no hay información de que el área todavía esté contaminada.
El tránsito a través de más de 400 mil metros cuadrados, incluyendo área de la fábrica y las granjas vecinas, sólo podría se podría hacer mediante el uso de equipo y ropa especial. Hasta los anuncios de cese de funciones se han eliminado. Durante dos días en los que GLOBE estuvo en el lugar, coches y motos circulaban normalmente. Los guardias de seguridad contratados por Shell dijeron que no recibieron orientación sobre los riesgos de trabajar en un lugar con agentes carcinógenos. El miércoles, los trabajadores encargados del aseo limpiaban un pequeño estanque en frente de la planta sin utilizar ningún equipo de protección.



La BASF, se niega a hacer comentarios sobre el caso

El médico toxicólogo Vassialeiff Igor, que trató a los primeros pacientes, observa que el grado de contaminación aun existente, no permitiría que las personas circularan sin la protección dentro del área. Dijo que la presencia de personas con poco o ningún equipo muestra que el gobierno se está relajando.
Consultado, el fiscal del Estado, quien firmó un “Término de Ajuste de Conducta” (TAC), poco después que se confirmó la contaminación de la zona en 2001, dijo que es hora de revisar el acuerdo firmado con las empresas. Según la procuradora del medio ambiente del MP de Paulínia, Kelli Altieri Arantes, aunque la información es que hay inspecciones periódicas, la idea es hacer un balance, actualizar y mejorar algunas partes del TAC que al parecer ya no son suficientes para recuperar la zona contaminada. También dijo que el órgano regulador va a investigar si existen realmente negligencias en la prevención y las advertencias contenidas en el acuerdo para garantizar el aislamiento de la zona.

En un comunicado, Shell dijo que las medidas de recuperación ambiental del barrio “Recanto dos Pássaros” llevan más de diez años y continuarán dentro de los plazos acordados con las autoridades. Acerca de los guardias de seguridad que se encuentran en el lugar, dijeron que “no necesitan usar máscaras o cualquier otro tipo de protección especial, cuando la contaminación solamente está en las napas freáticas”. Sobre los trabajadores que operan en las obras de "remediación", dice que están obligados a utilizar ropa adecuada que cumpla con la legislación ambiental y laboral vigente.
La ciudad de Paulinia, dijo también en un comunicado que llevaran a cabo" inspecciones periódicas" en el sitio y hay un estricto control de acceso las 24 horas del día, realizados por profesionales contratados por Shell y sólo las personas autorizadas por la justicia y la empresa está autorizada a entrar en en su lugar."también se intentó conversar con Basf pero declinaron referirse al asunto.


Noticia Fuente: http://oglobo.globo.com/economia/uma-fabrica-de-contaminacao-mortes-em-paulinia-4405362