Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Monsanto, culpable de intoxicación de un agricultor en Francia

(17/02/2012)

París, Francia, 13 de febrero de 2012/ El Tribunal de Gran Instancia de Lyon declaró el lunes que el gigante biotecnológico estadounidense Monsanto era culpable de la intoxicación por el plaguicida Lasso que sufrió un agricultor francés, un caso que podría dar peso a otras reclamaciones contra plaguicidas.
En el primero caso de este tipo en un tribunal francés, el agricultor de cereales Paul François dice que sufrió problemas neurológicos, incluida la pérdida de memoria, dolores de cabeza y tartamudeo tras inhalar el agente químico alaclor, de nombre comercial Lasso, fabricado por Monsanto en 2004. Culpa al gigante del sector agrario de no ofrecer suficientes advertencias en la etiqueta del producto.

El tribunal en Lyon, al sureste de Francia, pidió una opinión experta para establecer la suma de daños. El juez, según informaron los medios franceses, ha ordenado un peritaje que establezca los perjuicios sufridos por Paul François, de 47 años de edad, para que se pueda establecer la cuantía que se le debe pagar en concepto de daños y perjuicios.

Anteriores reclamaciones de agricultores habían fracasado por la dificultad de establecer vínculos entre la enfermedad y la exposición a plaguicidas.

"Estoy vivo hoy, pero parte de la población agrícola va a ser sacrificada y va a morir por esto", dijo François, a Reuters.

El y otros granjeros que han sufrido enfermedades crearon una asociación el año pasado para presentar un caso en el que piden que sus problemas de salud se vinculen con el uso de productos para la protección de las cosechas.

La rama agrícola del sistema de seguridad social francés dice que desde 1996 ha reunido informes de granjeros de potenciales males relacionados con plaguidas, con alrededor de 200 alertas al año.

Como las enfermedades se presentan después de varios años, solo a unos 47 casos se les ha reconocido su relación con los pesticidas en los últimos 10 años, François, que sufre de problemas neurológicos, obtuvo la invalidez laboral solamente tras recurrir al tribunal de apelación.

El caso de François se remonta a un período de uso intensivo de químicos para proteger las cosechas en la Unión Europea. La UE y sus miembros han prohibido desde entonces un gran número de sustancias consideradas peligrosas.
Se trata de la primera vez que se condena en Francia por intoxicación a esa multinacional, llevada ante la Justicia por ese trabajador después de que en abril de 2004 la inhalación de los gases procedentes del plaguicida "Lasso" le dejaran temporalmente en coma.

El contacto con ese plaguicida cuando limpiaba la cuba con la que había tratado su campo de maíz le provocó además problemas neurológicos y una amnesia de la que todavía tiene secuelas y que le ha valido una invalidez laboral parcial.

François buscó primero que se reconociera que su enfermedad tenía un origen profesional, como así lo acabó constando el Tribunal de Apelación de Burdeos en enero de 2010, y que su caso se convierta en ejemplo para que otros agricultores denuncien a los fabricantes de herbicidas.

El "Lasso", un plaguicida prohibido en algunos países desde 1985, no fue retirado del mercado francés hasta 2007, pero eso no era razón, según indicó al comienzo del juicio el abogado de la víctima, François Lafforgue, para que la multinacional se amparara en que el producto estaba homologado por las autoridades, y no precisara su peligrosidad.

En la audiencia, realizada el 12 de diciembre de 2011, ante la cuarta sala civil del TGI de Lyon, su abogado, François Lafforgue, ha reprochado a Monsanto de «haber hecho todo para dejar el plaguicida Lasso en el mercado » en circunstancias que su peligrosidad había sido establecida desde los años 1980, de allí su prohibición en Canadá, Inglaterra y Bélgica.


El alaclor, principio activo del plaguicida Lasso, es un herbicida que se absorbe principalmente a través del suelo por los brotes
de las nuevas plántulas. Tras la absorción se desplaza por toda la planta. El modo de
acción parece ser la inhibición de la síntesis de proteína en las plantas susceptibles.

El alaclor elimina selectivamente las malas hierbas en el maíz, el maíz dulce, la soja, el
girasol y el algodón, controla las hierbas anuales y las especies pequeñas de malas
hierbas de hoja ancha, y elimina el crecimiento de las especies de hierbas susceptibles,
en tanto que detiene el crecimiento de algunas plantas que lo toleran. Una aplicación en
el suelo anterior a la aparición de la planta o en sus etapas iniciales (dos o tres hojas)
basta para lograr la eliminación efectiva de las malas hierbas durante 60 a 80 días
después de la aplicación. Por lo general la dosis es de 1,7 a 2,4 kg/ha.

Regulación en la Comundad Europea y Canadá

Se llegó a la conclusión de que no había quedado demostrado que el alcalor cumpliera los requisitos en materia de seguridad establecidos en los apartados a) y b) del párrafo 1) del artículo 5 de la Directiva 91/414/CEE. El alaclor ha sido clasificado como carcinógeno de la categoría 3, R40, sobre la base de la observación de que causa tumores en los
cornetes nasales en ratas. Las estimaciones de exposición ocupacional indicaban que ésta
superaría los niveles aceptables durante las operaciones de mezcla, carga y aplicación, aun si se utilizaba equipo protector. Los cálculos indicaban un riesgo inadmisible para los operadores para todos los usos del alaclor.
También se expresó preocupación en relación con el destino y el comportamiento de la sustancia en el medio ambiente, en particular la formación de una amplia variedad de productos de degradación, algunos de los cuales dan
lugar a preocupaciones toxicológicas y/o ecotoxicológicas.

Canadá

La principal preocupación fue la exposición ocupacional. El alaclor se consideró un carcinógeno para los animales
con potencial carcinógeno para los seres humanos. Los dos estudios de largo plazo de dieta en ratas indicaron un aumento de la incidencia de adenomas y adenocarcinomas en los cornetes nasales y de tumores estomacales después de una determinada cantidad de dosis. Los tumores considerados biológicamente, aunque no estadísticamente significativos, se produjeron a niveles de dosis dentro de los límites de las estimaciones de exposición ocupacional potencial.

Otros motivos de preocupación eran la presencia de alaclor en aguas subterráneas y la posibilidad de mayor contaminación.
En general, se consideró que en las modalidades de uso en el Canadá, el alaclor representaba un riesgo inaceptable de daño para la salud humana.



Fuentes: Agencias de noticias Reuters y EFE, y Convenio de Rotterdam (PIC) sobre la Aplicación del procedimiento de consentimiento fundamentado previo a productos químicos prohibidos o rigurosamente restringidos.
Noticia Fuente: http://www.liberation.fr/terre/01012389648-intoxication-aux-pesticides-monsanto-fixe-aujourd-hui-sur-sa-responsabilite