Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

FSM 2006: RAP-AL convoca a luchar contra agrotóxicos y transgénicos

(29/01/2006)

RAP-AL en el VI FSM – 2006

Caracas, 28 de enero de 2006.- Alrededor de cien personas de distintos países latinoamericanos participaron en el Seminario “Plaguicidas y transgénicos: los costos ocultos de la agroexportación en América Latina”, realizado el 27 de enero en la Universidad Central de Venezuela, de 12 a 15 horas, durante el VI Foro Social Mundial y II Foro Social de Las Américas.

El evento fue organizado por la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAP-AL) y la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT). Un público atento y participativo, constituido mayoritariamente por jóvenes e integrantes de organizaciones campesinas, llenó el aula universitaria. Incluso muchos participantes debieron acomodarse en el suelo.

El seminario, coordinado por María Isabel Cárcamo, de RAPALUY (Rap-al Uruguay), comenzó con el estreno del video “Por una América Latina libre de plaguicidas y transgénicos”, producido por RAP-AL, y con la intervención de la coordinadora regional de esta red, Elsa Nivia, de RAPALMIRA (Colombia), quien relevó las dramáticas consecuencias del uso de agrotóxicos en la salud de la población y en el medio ambiente. Luego, Elizabeth Bravo, de RALLT y Acción Ecológica, expuso los enormes costos que está teniendo la introducción y expansión de los cultivos transgénicos en los países de la región.

A continuación, Lorna Haynes, de RAPAL-Ve (Venezuela), fundamentó las principales razones que explican por qué la lucha contra plaguicidas y cultivos genéticamente modificados es una sola. Destacó que ambas prácticas y tecnologías son parte del mismo modelo agrícola que antepone los intereses económicos de las transnacionales al derecho de la población a la seguridad alimentaria, lo que va asociado al deterioro de las condiciones sociales, laborales, económicas y ambientales en nuestros países.

El programa prosiguió con la intervención de Fernando Ramírez, coordinador de RAP-AL en la región de Mesoamérica y el Caribe, quien expuso el daño ocasionado por los agrotóxicos en importantes cultivos de Costa Rica, su país. En seguida, Jorge Rulli, del Grupo de Reflexión Rural (Argentina), describió las graves consecuencias de la extensión de cultivos de soja transgénica en suelo argentino.

Las exposiciones fueron seguidas por un vibrante diálogo en el que intervinieron mujeres y hombres -jóvenes y viejos- participantes en el seminario. Luego, ante una invitación de RAP-AL y RALLT, firmaron sin titubeos la Declaración “Por un mundo libre de transgénicos y agrotóxicos”. (Texto completo a continuación)

DECLARACION DE CARACAS

VI Foro Social Mundial

POR UN MUNDO LIBRE DE TRANSGÉNICOS Y AGROTÓXICOS


América Latina es la región con mayor biodiversidad agrícola del mundo, factor muy importante para la sustentabilidad de la agricultura. Esto es fruto de miles de años de trabajo de comunidades indígenas y campesinas que ha dado como resultado el desarrollo de sistemas productivos únicos.

Sin embargo, como consecuencia de la deuda externa y de otros factores estructurales, se ha impuesto en América Latina un modelo de monocultivos destinado a la agroexportación de “commodities”. Este modelo ha contribuido a la expansión de cultivos transgénicos acabando con la soberanía alimentaria de nuestros pueblos y nuestra biodiversidad, y favoreciendo a empresas transnacionales como Monsanto, Cargill y ADM, entre otras.

La agricultura transgénica es una extensión de la revolución verde, modelo de agricultura establecido después de la Segunda Guerra Mundial que se basa en monocultivos, uso indiscriminado de plaguicidas y fertilizantes químicos importados, y alto consumo de agua y energía. Este modelo de producción agrícola ha conducido a la desaparición de variedades de plantas nativas y tradicionales, afectando la biodiversidad, al tiempo que ha multiplicado las plagas y enfermedades de los cultivos de importancia económica. Asimismo, ha causado erosión, salinización y compactación de los suelos, erosión genética y cultural, además de mayor dependencia de las empresas que impulsaron el modelo.
La salud de la población, particularmente de las comunidades rurales, está siendo seriamente afectada por la exposición a los agrotóxicos, los cuales continúan causando intoxicaciones y muertes, enfermedades crónicas, cáncer, malformaciones congénitas, abortos y otros problemas reproductivos, violando los derechos humanos a la salud, a la vida y a un ambiente sano para hombres y mujeres, adultos y niños en América Latina.

La introducción en la agricultura de semillas transgénicas que las transnacionales han protegido con patentes de genes, que arbitrariamente han saqueado de variedades tradicionales, agudiza los problemas de la revolución verde y genera otros impactos inherentes a la ingeniería genética. Esto expone nuestras variedades tradicionales a la contaminación genética, hace a los agricultores totalmente dependientes de las transnacionales, favorece el agronegocio y conduce a la pérdida irreparable de la soberanía alimentaria.

A través de los tratados de libre comercio con Estados Unidos, varios países se están convirtiendo en importadores de alimentos transgénicos, poniendo en mayor riesgo la salud y la biodiversidad. La forma más aberrante es la importación de alimentos transgénicos como ayuda alimentaria, pues está dirigida a los sectores más vulnerables de la sociedad.

El PNUMA GEF está promoviendo la adopción de medidas nacionales de bioseguridad que facilitarán el ingreso de transgénicos en más de 120 países del Tercer Mundo, a favor de la industria biotecnológica.

De acuerdo con las anteriores consideraciones, declaramos lo siguiente:

1. Rechazamos la complicidad de facto de gobiernos latinoamericanos con las transnacionales para promover y favorecer un modelo agrícola y alimentario basado en el uso de agrotóxicos y en cultivos transgénicos.

2. Rechazamos los proyectos para la elaboración de Marcos Nacionales de Bioseguridad promovidos por el PNUMA GEF, ya que son diseñados para uniformar las legislaciones de bioseguridad en el Tercer Mundo, y para facilitar el ingreso de transgénicos.

3. Exigimos a los gobiernos de América Latina asumir una posición firme en la aplicación del Principio de Precaución establecido en el Protocolo de Bioseguridad.

4. Exhortamos a los gobiernos latinoamericanos, en cumplimiento del PRINCIPIO DE PRECAUCION, a suspender toda importación de alimentos transgénicos, especialmente aquellos destinados a ayuda alimentaria.

5. Hacemos un llamado a la sociedad civil y a los gobiernos a promover y fortalecer las prácticas agrícolas sustentables y tradicionales, como también a proteger las semillas nativas y la soberanía alimentaria.

6. Nos comprometemos a trabajar por un mundo libre de transgénicos y agrotóxicos.

Caracas, Venezuela, 27 de enero de 2006


www.rallt.org
notransgenicos@accionecologica.org


www.rap-al.org
rapalmira@telesat.com.co