Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Costa Rica: Estudio realizado en niños revela que la exposición a plaguicidas eleva el riesgo de desarrollar leucemia.

(22/04/2008)

El peligro es tres veces mayor en hijos de quienes laboran con estas sustancias. Hasta 200 niños desarrollan cáncer cada año y el 35% de ellos corresponde a leucemia.

ÁNGELA ÁVALOS R. | aavalos@nacion.com

Los niños cuyos padres han tenido contacto con plaguicidas en su trabajo, tienen un riesgo hasta tres veces mayor de desarrollar leucemia.
Esta relación es más alta cuando el contacto con sustancias lo tiene la madre en el embarazo y en el primer año de vida del niño.

A esta conclusión llegó un estudio conjunto entre la Universidad Nacional (UNA) y el Instituto Karolinska, de Suecia.
Este último es una universidad médica en Estocolmo, y un comité del instituto es el encargado de la designación del Premio Nobel de Fisiología o Medicina.
En la primera fase del estudio, los investigadores analizaron las historias de 879 niños costarricenses: 300 de ellos con leucemias diagnosticadas entre 1995 y el 2000, y 579 niños sin cáncer.
El objetivo de la investigación era evaluar la asociación entre la exposición de los padres a los plaguicidas y el riesgo de leucemia en los niños.
Este tipo de cáncer es el más común entre l os niños. De los 200 casos de cáncer infantil que, en promedio, aparecen cada año en el país, el 35% corresponde a algún tipo de leucemia.
Además, Costa Rica ocupa el tercer lugar entre los países con mayor incidencia (número de casos nuevos al año) de este tipo de cáncer infantil en el mundo, después de China y Estados Unidos.
El estudio no profundiza en la incidencia según regiones, pero una de las investigadoras, Patricia Monge, dijo que, probablemente, zonas de uso intensivo de plaguicidas podrían estar entre las principales áreas de riesgo.
Impacto. En el país, se consume un promedio de 2,5 kilos de plaguicidas por persona al año.
Monge dijo que este es un uso alto, comparado con países como Holanda, donde el consumo per cápita es de 0,7 kilos al año.
Los plaguicidas organofosforados, como el terbufos, metamidofos y fenamifos, fueron identificados como los de mayor riesgo.
En la lista también figuran el malatión, el foxim y el diclorvos, el benomil, paraquat, picloram y mancozeb, informó la UNA.
Según el estudio, la frecuencia de leucemia infantil fue mayor en los niños cuyos padres tuvieron contacto con plaguicidas específicos. Especialmente, se señalan el benomil, el paraquat, picloram, foxim, mancozeb y malatión.
Los expertos de la UNA y del Instituto Costarricense contra el Cáncer (ICCC) hicieron un llamado a las autoridades para que se tomen medidas que lleven a la disminución en el uso de estas sustancias.
Geovanna Mora, del ICCC, cree que además de un cambio en el uso de estas sustancias, se debe promover un proceso de capacitación para que la gente sepa cuál es su uso correcto. Próximas fases del estudio analizarán los cambios genéticos que causan las sustancias.


Fuente:
Fernando Ramírez, RAP-Costa Rica/IRET, UNA.


framirez@una.ac.cr