Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Nicaragua: Denuncian contaminación de aguas con plaguicidas prohibidos en la reserva natural de la microcuenca del río Aranjuez

(29/05/2007)

Managua, 4 de Mayo, 2007

Dr Gonzalo Navarro
Alcalde en funciones
Matagalpa

Honorable Sr. Alcalde

Con la presenta denuncia, cumplo con mi deber ciudadano, al poner en su conocimiento la información pertinente a su gestión edilicia:

El día 13 de marzo, del corriente año 2007, tomé personalmente una muestra de agua superficial de la microcuenca del río Aranjuez, en el punto determinado en N 13° 02.126´; E 85° 54.050´. Este pequeño río suministra de agua potable a buena parte de la población de la ciudad de Matagalpa.

En el laboratorio del Centro para la investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua, reportan de esta muestra la presencia de 0.97 nanogramos por litro de pp-DDE. Este compuesto es una sustancia muy peligrosa, producto de la descomposición del DDT. Esta concentración tóxica mencionada, triplica la que se había detectado de 0.26 nanogramos por litro, tomada de la misma microcuenca el 1 de Diciembre del año 2005, por la colega Silvia Elena Hernandez, a solicitud del Proyecto MARENA-POSAF II.

Además, en la muestra de agua que tomé el pasado mes de marzo, se encontró otras moléculas tóxicas de alta peligrosidad, que no se habían detectado en el agua examinada en año 2005. Todas las unidades indicadas, se expresan en nanogramos por litro:

Heptacloro 0.98
Heptaclor epoxido 0.82
Dieldrin 1.49
Endrin 0.99
Lindano 0.72

Sin embargo, diciembre del 2005 la colega había tomado muestras de sedimento de la misma microcuenca, en donde se detectó otras moléculas peligrosas. La presencia de estas sustancias en el sedimento, cuenta la historia de aplicación de tales compuestos en el pasado reciente. La concentración indicada corresponde a las mismas unidades de nanogramos por litro:
alfa endosulfan 7.14
DDE 1.47
DDT 0.61
Heptaclor 0.24
Lindano 0.19

Hemos revisado alguna historia del manejo agropecuario en este departamento desde 1994 y encontramos en la Revista “Productores” una noticia que da cuenta de un grupo de estudiantes universitarios de Matagalpa, dirigidos por la Lic Carmen Fernández, que comprobó el uso y venta frecuente de la mayoría de estos plaguicidas en los departamentos de Matagalpa y Jinotega. Según esta investigación, el 90% de los expendios de agroquímicos estudiados (N=21) venden plaguicidas prohibidos, y el 86% venden Gramoxone, uno de los más peligrosos del mundo. Todo parece indicar que el uso de estos tóxicos ya es tradicional en el agro matagalpino, cuyos productores aparentemente se encuentran ajenos al peligro suicida de estas aplicaciones. Por esta razón pongo en su conocimiento, esta denuncia que tiene en realidad tres dimensiones:

1. La presencia del agua potable de estas sustancias tóxicas, cuatro de las cuales están incluidas en la docena maldita debido a su alta peligrosidad, por cuya razón su uso está prohibido en la mayoría de los países civilizados.

2. La microcuenca en donde se tomaron estas muestras de agua se encuentra legalmente protegida desde el año 1991, mediante decreto 42-91, bajo la categoría de Reserva Natural. Esta categoría fue ratificada por el Plan de Manejo, según Resolución Ministerial 03-2003, publicado en la Gaceta diario oficial No. 17, del 24 de Enero de 2003. Sin embargo, en vista de los datos encontrados, el manejo temerario de este territorio indica una amenazante transgresión a las disposiciones establecidas en la ley y en el plan de manejo mencionado.

3. Todos los tóxicos mencionados están prohibidos en nicaragua por el acuerdo ministerial No. 23-2001. Sin embargo, el hecho de que dichos productos estén disponibles para los productores, sugiere que también se encuentran disponibles para otros, cuya aplicación agrícola se incrementa con el aumento de la superficie cultivada de hortalizas, flores, helechos y eventualmente también café, en el territorio de Matagalpa. Por consiguiente, debe suponerse una amenaza similar para otros cuerpos de agua en estos territorios.

¿Porqué son importantes estos datos?
Las concentraciones tóxicas son todavía muy pequeñas, por lo cual puede esperarse todavía una rectificación oportuna. No es inteligente esperar que ocurran muertes humanas, o graves problemas de salud que incrementen los costos al Estado, o a la sociedad, como ocurre en otros municipios con las Deficiencias Renales Crónicas. Sin embargo esta información no debe tomarse a la ligera por tres razones:
a) Estos compuestos químicos son altamente tóxicos, como lo hemos indicado. De hecho, su uso en el mundo inició con objetivos militares en la segunda guerra mundial.

b) Son altamente persistentes. Esto significa que permanecen por tiempo prolongado en el ambiente sin perder su capacidad biocida. Por esta razón están clasificados en la categoría de Compuestos Orgánicos Persistentes (COP).

c) Aunque estén en el agua, estos tóxicos no se disuelven en ella. Por esta razón no se eliminan por la orina. Por el contrario, se concentran en los tejidos grasos a lo largo del tiempo. Esto incluye todas las carnes de animales que beben de esta agua: pollo, cerdos, reses, mantequilla, cuajada, incluyendo leche materna.

Por las razones anotadas, estos compuestos se encuentran enlistados como parte de la docena sucia, y la mayoría de los países se han comprometido a eliminar su uso, según la Convención de Estocolmo, suscrito por el gobierno de Nicaragua en el año 2001, y ratificado en el 2006, aunque por la naturaleza de su organización normativa internacional, entró en vigencia desde el año 2004.

Favor encontrar ajunta la certificación del laboratorio que realizó el análisis químico, con el cual he cumplido con mi deber ciudadano, para la protección de la salud humana y ambiental en el municipio que Ud dirige.

Atte




Gustavo Adolfo Ruiz, MSc
Enlace RAPAL-GPAE
rapal-ni@turbonett.com.ni


Fuente:
Hernández, S.E. 2006. Determinación de contaminación por agroquímicos en la microcuenca Aranjuez, donde se encuentra la Reserva Natural Cerro Arenal-Matagalpa. AP. POSAF II. MARENA. Estenog. 37 pp.

Maes, J.M. 1994. La Docena Maldita. Productores, Revista del Campo No 39. UNAG. Managua, Nicaragua. p.31-35.