Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Transnacional Monsanto reivindica que la carne es un invento suyo

(27/04/2010)

¡Paren de patentar la cadena alimentaria! Las transnacionales de la semilla están siguiendo una estrategia sistemática para controlar los recursos básicos necesarios para la producción de alimentos. Además de las plantas transgénicas, la investigación reciente muestra que los monopolios de patentes se están concentrando cada vez más en las plantas convencionales que son alimento. Las postulaciones a patentes internacionales de este sector están creciendo sideralmente. Crecieron más del doble entre 2007 y el fin de 2009. Las compañías líderes que inscriben estas patentes son Monsanto, Syngenta y Dupont. Estas y otras multinacionales están expandiendo sus reivindicaciones para incluir la cadena alimentaria completa, desde el forraje hasta los animales y alimentos como la carne.

Monsanto tiene pendiente una postulación de patente sobre el tocino y los bifes. La postulación a la patente WO2009097403 busca apropiarse de la carne de cerdos alimentados con plantas transgénicas. Hay una patente similar para pescados y otros organismos acuáticos (WO2009102558). Ya se les han concedido algunas patentes de alimentos de vasto alcance. Monsanto obtuvo una patente europea (EP 1356033) in 2009, que cubre la cadena de producción de alimentos de las semillas de plantas transgénicas llegando hasta alimentos como comidas y aceite.

Las multinacionales están tratando de lograr creciente control de toda la cadena de producción alimentaria. Los consumidores, productores agrícolas, criaderos y productores de alimentos están cazados en la misma trampa. Esto debe ser visto como un intento inmoral de abusar de la ley de patentes. "Las transnacionales están intentando maximizar sus ganancias inscribiendo patentes en alimentos mientras al mismo tiempo un billón de personas están muriendo de hambre” dice Javier Souza, coordinador regional de RAP-AL.

Una experiencia de Estados Unidos muestra que las patentes a semillas están llevando a aumentar la concentración del mercado, generan aumentos importantes en los precios de las semillas, reducen la oferta de semillas y generan dependencia en los agricultores.
Los criaderos están perdiendo acceso al material de cría, lo que tiene un impacto negativo en la innovación. Mientras tanto el Departamento de Justicia y las fiscalías de varios estados norteamericanos están investigando si Monsanto ha abusado de su poder en el mercado para desbancar a sus competidores y subir los precios de las semillas.

En Chile el Senado está próximo a iniciar la discusión del proyecto de privatización de la semilla que confiere nuevos poderes a las transnacionales para inscribir por 25 años los “derechos de obtentores”, otorgándoles exclusividad sobre plantas transgénicas (que denominan “variedades”) inscritas por ellos. El proyecto, ampliamente reprobado por los agricultores orgánicos, pequeños productores agrícolas, y decenas de organizaciones sociales y ambientales, fue aprobado en primer trámite por la Cámara de Diputados el pasado 9 de enero, justo antes de terminar el período de esos congresales que hicieron caso omiso de las objeciones ciudadanas.


La coalición “No a las patentes de Semillas” ( http://www.no-patents-on-seeds.org/ ) advierte que la concentración del mercado aumentará aún más si no se detiene este abuso de la ley de patentes. La coalición cuenta con el apoyo de cerca de 300 organizaciones en el mundo. Estas demandan un cambio en la política y en la práctica de las oficinas de patentes. Se exige a los gobiernos que revisen sus leyes de patentes para excluir las patentes de semillas, animales y partes de ellos.


Vínculo para Alerta contra la Monsantorización
http://www.no-patents-on-seeds.org/monsantosizing.htm