Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Chile: Ambientalistas piden cierre de la celulosa Arauco

(06/01/2005)

Santiago, 23 de diciembre de 2004

Señor
Ricardo Lagos Escobar
Presidente de la República de Chile
PRESENTE


Excelentísimo Señor Presidente:

Las organizaciones ambientales, estudiantiles y sociales que suscriben, junto a los representantes de la ciudadanía, vienen, respetuosamente, a manifestarle su preocupación por la situación actual del santuario de la naturaleza Carlos Anwandter, y su previsible decurso, dado el cariz de los últimos acontecimientos.

Como será de su conocimiento, desde octubre de este año se viene constatando en dicho santuario la muerte de cientos de cisnes de cuello negro y la migración de al menos unos tres mil ejemplares. Tal ha sido la alarma pública suscitada que como nunca antes en la historia ambiental de Chile, ésta se ha visto reflejada casi a diario en distintos medios de prensa.

No es nuestro ánimo insistir que muchas de las organizaciones ambientalistas y personas de la sociedad civil previeron, durante el proceso de Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto, que una situación tal como la que está acaeciendo, se produciría. Lamentablemente estas advertencias no fueron escuchadas y la autoridad ambiental, preocupada por el crecimiento económico, mas que por la conservación de los recursos naturales, terminó aprobando un proyecto cuya materialización es hoy mayoritariamente repudiada.

Ha sido en este contexto que se han encargado estudios tendientes a determinar los responsables de tal situación. El primer informe entregado el día 16 de diciembre por la Universidad Austral, es categórico al señalar que la situación es explicada por fenómenos antrópicos y no naturales, quedando por averiguar qué actividad es la causante del problema.

A nuestro juicio la respuesta a dicha interrogante es clara, quien carga con la culpa de este ecocidio es la planta de celulosa Arauco, que entró en funcionamiento en febrero de este año. No existen registros de casos similares en los últimos decenios que muestren tasas de muerte y disminución de la población de cisnes en el santuario. Las coincidencias nos alertan y nuestras organizaciones tienen información sobre los altos impactos de las dioxinas y organoclorados que generan los efluentes de las plantas de celulosa.

Debe Usted estar al tanto Señor Presidente, que durante su funcionamiento esta planta ha violado sistemáticamente las normas que rigen nuestro ordenamiento jurídico, que se supone deben ser acatadas por todos los ciudadanos de Chile.

No sólo nos referimos a las 19 irregularidades detectadas en la construcción y operación de la planta de celulosa, ni al atraso de casi tres meses en la entrega de información relativa al monitoreo de la calidad de las aguas, hechos graves que por sí solos habrían bastado para detener su funcionamiento, sino, además, al vergonzoso ocultamiento de un ducto no declarado en el Estudio de Impacto Ambiental que resume la mala fe con que han obrado los ejecutivos de la compañía.

No es de extrañar que ya se alcen voces señalando el caso como uno de compromiso con la salubridad pública, debido al más de un centenar de visitas al consultorio de personas afectadas por síntomas de contaminación.

Es por ello, por la integridad del Santuario y los compromisos de Chile con la Convención Ramsar y el Tratado de Washington, que recurrimos a Usted, para que desde su condición de Presidente de la República ordene a quien corresponda, la paralización de la planta de Celulosa Valdivia, propiedad de la empresa forestal Arauco.

De nada han servido la aplicación de multas y sumarios, de nada los llamados a la cordura y al respeto de las normas, pues estamos frente a una empresa que ha dado sobradas muestras de no atender razones. El permanente desapego y desprecio por la legislación nacional e internacional exhibido por los ejecutivos de Celulosa Arauco, no dejan otra alternativa que el cierre de la planta. El Principio Precautorio suscrito por nuestro país, otorga soporte jurídico a esta petición, máxime cuando los estudios encargados no son conclusivos, situación en la cual, precisamente, la aplicación de este Principio es la mejor garante de prevenir daños mayores.

Nuestra demanda, Señor Presidente, va más allá de la vida de estas gráciles aves que hoy ven su vida tronchada, y también más allá de la permanencia de los ecosistemas en el tiempo, la pugna entablada en Valdivia guarda relación con la modalidad de desarrollo de Chile, con el país que queremos legar a las generaciones futuras.

El destino lo ha puesto a Usted, en estos días, en la dolorosa encrucijada de informar a la población sobre lamentables violaciones a los derechos humanos, toleradas por instituciones que tenían el deber de resguardarlos, pero cuyos integrantes prefirieron por comodidad o cobardía, voltear la mirada. Lo que ahora está acaeciendo en Valdivia es también una conculcación a los derechos humanos de los habitantes de la zona, es por ello que la institucionalidad ambiental tampoco pasará el juicio de la historia y similares cargos serán mañana erigidos en contra de los que hoy no aplican la legislación vigente para detener este desastre ambiental con previsibles daños a la salud de los habitantes de la zona.
Señor Presidente, hoy 23 de diciembre le estamos haciendo llegar nuestra demanda en esta demostración pacífica, primera de un conjunto que realizaremos hasta lograr el cese de funciones de la empresa, lo hacemos en representación de los miles de chilenos y chilenas habitantes de la X Región, y también de no residentes de aquella zona hoy perturbada.

Queremos manifestarle que si Usted no toma cartas en el asunto, de manera urgente, si no se aplica el Principio de Precaución y se cierra la planta en forma preventiva en el transcurso de los próximos días, intensificaremos nuestro intento de lograr la paralización de las faenas de la planta recurriendo para ello a todos los instrumentos disponibles en nuestro estado de derecho y a todas las acciones no violentas incluyendo, por cierto, una campaña internacional consistente en la entrega de información a los consumidores externos de la celulosa para que evalúen la conveniencia de seguir comprándole a una compañía que ha puesto en riesgo un sitio protegido por una convención internacional y que además, está amenazando a la salud de la población.

Sin otro particular, le saluda atentamente, el Grupo de Trabajo de Coordinación por el Respecto al Santuario de la Naturaleza, integrado por:




Alianza Aysén Reserva de Vida

Defensoras del Bosque Chileno

Estudiantes de la Universidad de Chile(CERN)

Chile Sustentable

Ecoceanos

Fiscalía del Medio Ambiente

Fundación Terram Greenpeace
Grupo Acción por los Cisnes Valdivia
Grupo de Jóvenes de Eco-Clubes

Instituto de Ecología Política

Observatorio de Conflictos Ambientales
(OLCA)

Oceana

Red Nacional de Acción Ecológica

Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAP-AL)

Ciudadanas y Ciudadanos Independientes


Valdivianos y Valdivianas en Santiago