Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Paraguay y El salvador: Eliminación de plaguicidas obsoletos

(11/11/2007)

Eliminación de plaguicidas obsoletos en Paraguay

Santiago, Chile, 20 de abril de 2007. El 19 de abril, la FAO presentó a las autoridades de Paraguay y a la comunidad internacional los avances realizados en el Proyecto “Disposición final de residuos peligrosos derivados de los plaguicidas obsoletos en la ex-OFAT Paraguari”. Según el inventario nacional de plaguicidas obsoletos elaborado por la FAO, en Paraguay existen actualmente 385 toneladas de plaguicidas obsoletos y 4210 toneladas de material contaminado.

El objetivo del proyecto es apoyar al Gobierno en la eliminación de plaguicidas vencidos, a través de la transferencia de conocimientos y tecnología disponible, como una parte del proceso nacional de gestión de plaguicidas y prevención de nuevas acumulaciones. En algunos países en vías de desarrollo se han generado stocks de plaguicidas obsoletos (caducados, deteriorados, prohibidos) que por sus características toxicológicas, su inadecuado almacenamiento y los derrames que se pueden producir tienen el potencial de contaminar el suelo, las fuentes de agua y los alimentos, constituyendo una amenaza potencial para la salud y el medio ambiente.

Allan Hruska, Oficial de Protección Vegetal para América Latina de la FAO, Mark Davis, Oficial Principal del Programa de Plaguicidas Obsoletos de la FAO, y Tania Santivañez, Consultora Internacional de la FAO, juntos con el presidente del Servicio Nacional de Sanidad Vegetal de Paraguay (SENAVE), Edgar Esteche, presentaron los avances del proyecto.

Los plaguicidas obsoletos en Paraguay

El cultivo de algodón en Paraguay representa un importante sector para la agricultura del país, especialmente para la agricultura familiar. El Estado Paraguayo – hasta el año 1998 - se había encargado de la adquisición de semillas y del tratamiento con plaguicidas y fungicidas. De esta manera, se acumularon grandes cantidades de plaguicidas y desechos tóxicos en las diversas dependencias de la Oficina Fiscalizadora de Algodón y Tabaco (OFAT), en las cuales se estima que hay más de 300 toneladas de desechos tóxicos y materiales contaminados

Dicha situación se vio agravada por un incendio ocurrido en el año 2003 en la oficina de Asunción, donde se quemaron 24 610 litros y 6 830 kilos de plaguicidas, equipos y maquinarias, que alertó del peligro que representaban estas sustancias almacenadas, debido a que el derrame de los mismos llegó hasta el río Paraguay, a 400 metros del siniestro.

A solicitud del Ministerio de Agricultura y Ganadería, la FAO envió una misión en enero de 2004, la cual constató la presencia de 25 toneladas de plaguicidas vencidos en la sede de Paraguarií tales como Orthene, Pillarthene, Frumin, Homai, Rizolex, Vitavaxm, Captan y Acefato y la existencia de 2 088 toneladas de semillas de algodón tratadas con los productos. Además, se encontraron 67 toneladas de producto fungicida en Puerto de Asunción, así como 94 toneladas de plaguicidas, material y tierras contaminadas en los depósitos de Itá.

En general, dichas sustancias se encontraban en muy malas condiciones, en depósitos que no son los adecuados y a altas temperaturas, lo que acelera el proceso de deterioro de los mismos. Ante la probabilidad de encontrar nuevos depósitos, tanto en el sector estatal como en el privado, es que la FAO y el SENAVE llevaron a cabo un inventario nacional de los plaguicidas obsoletos,

Resultados presentados

Entre los resultados del proyecto, destaca la capacitación de técnicos y oficiales del Servicio Nacional de Sanidad Vegetal, mediante cursos sobre la salvaguarda, reempaque y eliminación de plaguicidas obsoletos; la remoción y eliminación de 25 toneladas métricas de plaguicidas obsoletos de la Oficina Fiscalizadora de Algodón y Tabaco de Paraguarí; las recomendaciones para la disposición de las semillas de algodón contaminadas y el Plan de Acción Nacional para prevenir nuevas acumulaciones de plaguicidas obsoletos y semillas.

Otro de los resultados presentados fue el inventario nacional de plaguicidas obsoletos en Paraguay, el cual arrojó los siguientes resultados:

- 385 toneladas de plaguicidas obsoletos

- 4.210 toneladas de material contaminado (semillas de algodón contaminadas con carbofuran y furtiocarb)

- 57 toneladas de material contaminado (otros)

- 129 metros cuadrados de material contaminado

- 154 toneladas de suelo altamente contaminado

- 374 toneladas de suelo posiblemente contaminado producto de enterramientos

- 67 metros cuadrados de material de construcción contaminado

- 0,5 toneladas de equipo contaminado

- 257 metros cuadrados de equipo contaminado

- 2 toneladas de envases vacíos

- 26 toneladas de otros químicos


El programa de plaguicidas obsoletos de la FAO a nivel mundial

Los plaguicidas obsoletos son un conjunto de plaguicidas prohibidos, caducados y deteriorados que ya no pueden ser usados debido a que su disposición y características toxicológicas y ecotoxicológicas los convierten en potencialmente peligrosos para la salud y el medio ambiente. Pero el peligro no radica sólo en las sustancias empleadas, sino en el almacenamiento de las mismas: los contenedores de pesticidas representan también un importante riesgo de contaminación.

Desde 1994, la FAO, a través del Programa de Colaboración para la eliminación de plaguicidas obsoletos del Servicio de Protección Vegetal ha desarrollado directrices, metodologías, proyectos de eliminación y cursos de capacitación para apoyar a los países a resolver de manera sostenible el problema de existencias de plaguicidas obsoletos y evitar futuras acumulaciones que podrían poner en riesgo a la población. Desde 1999, la FAO viene apoyando la remoción y eliminación de plaguicidas obsoletos en muchos países del mundo. Actualmente la mayor parte de la actividad se concentra en África, en un proyecto denominado el “Africa Stockpiles Programme.”

Más informaciones:
Allan Hruska, Oficial de Protección Vegetal para América Latina, Oficina Regional para ALC
Email: allan.hruska@fao.org

Fuente: FAO


Eliminación de plaguicidas obsoletos en San Miguel, El Salvador


Liliana Fuentes Monroy
departamentos@laprensa.com.sv

Técnicos franceses de la región de San Vulbas inspeccionaron ayer la colonia Brisas 1, en San Miguel, en el sitio donde se encuentran abandonados 94 barriles con tóxicos.
La próxima semana podría iniciar el proceso de descontaminación y de embalaje del toxafeno, para ser trasladado hacia otro país donde pueda ser destruido.
Los expertos iniciaron la inspección a las 9:30 de la mañana, en compañía de bomberos, policías y autoridades de salud.
El traslado lleva dos meses de desfase desde que la coordinadora del subcomponente de desechos peligrosos del programa de descontaminación de áreas críticas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), María Castellano, anunció que iba a efectuarse el primer trimestre de 2007.
Este proceso supondría la limpieza, embalaje, etiquetado, traslado y eliminación de los tóxicos, según la pauta el MARN.

Tóxico peligroso
“El toxafeno es uno de los más peligrosos pesticidas, debido a la mortalidad que ocasiona a las personas y por su persistencia en el medio ambiente, hasta por 500 años”, explicó Mauricio Sermeño, de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAPAL).
El cáncer y la insuficiencia renal son enfermedades asociadas a estos tóxicos.

Proceso judicial
El caso de los tóxicos de San Miguel se encuentra en proceso de casación en la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (FGR).
Un juzgado de San Miguel condenó a José Manuel Gutiérrez, representante de Agrogell, S. A. de C. V., a pagar $150,000 por acción civil en este caso, pero lo fue absuelto del delito de desobediencia a particulares el 9 de septiembre de 2005.
Debido a que no le obligó a reparar el daño del abandono del toxafeno en las comunidades Brisas 1 y 2, la FGR casó el proceso y hasta la fecha no ha habido fallo.

Fuente:
Liliana Fuentes Monroy
departamentos@laprensa.com.sv

Mauricio Sermeño, RAP-AL El Salvador.