Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Chile: Nueva Temporada Agrícola se Inauguró con Muerte de Temporera

(22/01/2005)

DECLARACION PUBLICA

Ante la dramática intoxicación aguda por plaguicidas que le costó la vida a la trabajadora temporera de 20 años de la IX Región, Macarena Mendoza Valenzuela (7/10/04), la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAP-AL) y la Alianza por una Mejor Calidad de Vida (RAP-Chile) denuncian la irresponsabilidad y las malas prácticas agrícolas que evidencia la empresa Agrícola René Fernán e Hijos SA, ubicada en la comuna de Lautaro, donde trabajaba la joven.

Este serio incidente, que también puso en peligro la vida de otra trabajadora de sólo 17 años, deja al descubierto la deficiente o nula capacitación y la ineficacia de supuestas medidas preventivas recomendadas por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), a la cual se encuentra adherida la Agrícola René Fernán e Hijos SA. Asimismo, es un llamado de alerta sobre los altos riesgos por uso de plaguicidas en el país a los que se exponen cerca de 400.000 trabajadores que participan en el momento peak de la temporada agrícola 2004-2005 que está iniciándose.

El accidente se produjo cuando Macarena Mendoza preparaba el insecticida Furadán 10 G en un predio con cultivos de arándanos, ubicado entre Quillém y Lautaro. Violentos síntomas de intoxicación obligaron a trasladarla a un recinto asistencial donde se inició un periplo por otros dos establecimientos de salud hasta llegar al Hospital de Temuco, donde falleció. Esto pone nuevamente de manifiesto las precarias condiciones en las cuales se realiza este trabajo de alto riesgo y la nula capacidad instalada para atender casos de emergencia como éste por parte de los servicios de salud locales, que son los más cercanos a los lugares de peligro.

El plaguicida implicado, Furadán 10 G, está clasificado en Chile en la categoría 2 (“moderadamente peligroso”) considerando sus efectos en el caso de intoxicación aguda, mientras para el efecto crónico está catalogado como “altamente peligroso”. Si en este caso la intoxicación aguda con un plaguicida considerado apenas “moderadamente” peligroso llegó a provocar la muerte, cabe preguntarnos si las autoridades y la agroindustria están en situación de garantizar un manejo adecuado de estos agrotóxicos en las condiciones laborales, socioeconómicas, culturales, sanitarias y ambientales existentes en nuestro país.

Una vez más, la Alianza por una Mejor Calidad de Vida/ RAP Chile (www.rap-al.org)* lamenta la muerte de una joven temporera y llama con urgencia a tomar medidas destinadas a impedir que hechos como éste se sigan repitiendo en nuestro país. Específicamente, nos referimos a:



1. Que el SAG elimine del registro nacional de plaguicidas 20 principios activos que corresponden a las categorías 1a y 1b –extremada y altamente peligrosas- de la clasificación efectuada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como también otros agrotóxicos de comprobados efectos dañinos crónicos (cancerígenos, teratogénicos, alteradores endocrinos) que circulan libremente en Chile.

2. Que los productores respeten el “derecho a saber” de las/os trabajadoras/es agrícolas -consagrado en el D.S. Nº 40-, dándoles a conocer mediante cursos de capacitación e información visible (letreros, afiches, etc.) los nombres de los plaguicidas usados en las faenas agrícolas, sus características, los riesgos para quienes se exponen a su efectos y los antídotos en caso de intoxicación.

3. Que las autoridades de Salud fiscalicen el trabajo realizado por la ACHS en gestión de seguridad en el sector agrícola y, en especial, que evalúen la calidad de las capacitaciones que entrega para garantizar que éstas realmente cumplan con objetivos preventivos y no estén, como hasta ahora, orientadas únicamente a fomentar un mayor uso de plaguicidas bajo la falacia de un pretendido “manejo adecuado de plaguicidas”.

4. Es preciso que las más altas autoridades del país den señales claras de “políticas preventivas” en esta materia, que los servicios de salud investiguen a fondo este grave accidente laboral y las autoridades pertinentes apliquen el máximo rigor de la ley a quienes resulten responsables por la muerte de Macarena Mendoza Valenzuela.

5. Que el Ministerio de Agricultura fomenta efectivamente una agricultura socialmente justa y ambientalmente sostenible, como son la orgánica y el manejo agroecológico.



Más informaciones en RAP-AL:
(2) 3416742
María Elena Rozas, 09-8858227.
Providencia 365, depto.41, Santiago
www.rap-al.org

*La Alianza por una Mejor Calidad de Vida (RAP Chile) está integrada por la Asociación de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri), la Corporación de Investigación en Cultura Alternativa (CIAL) y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA).


Comunicado de Prensa

Muerte de temporera en IX Región:
Nuevo llamado de atención sobre el uso de agrotóxicos en Chile



El lamentable fallecimiento de la trabajadora agrícola Macarena Elizabeth Mendoza Valenzuela, ocurrido en el hospital de Temuco en el día de ayer (7 de octubre de 2004), a causa de una intoxicación aguda provocada por inhalación de agrotóxicos, demuestra que el “uso seguro o adecuado” de estas sustancias químicas es una falacia en las reales condiciones laborales, socioeconómicas, culturales, sanitarias y ambientales existentes en nuestro país. El riesgo es mayor cuando existen analfabetismo funcional y situaciones de pobreza como ocurre en la IX Región de la Araucanía, la más pobre del país.

Macarena Mendoza, temporera de sólo 20 años, estaba preparando para la fumigación el plaguicida Furadan 10 G en el fundo San Luis, de la empresa Agrícola René Fernández e Hijos S.A., en la comuna de Lautaro, cuando fue víctima de violentos síntomas de intoxicación. La empresa le había proporcionado una mascarilla simple y un par de guantes como única protección, lo cual pone de manifiesto las precarias condiciones y la poca conciencia que existe sobre el peligro que implica esta labor. Esto es aún más inconcebible si se considera que la Agrícola René Fernández está adherida a la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), entidad que supuestamente debería instruir a todo el personal afiliado en el “uso seguro” de los plaguicidas que preconiza el sector empresarial. Otra trabajadora de 17 años del mismo predio también experimentó síntomas de intoxicación y, con mejor suerte que Macarena Mendoza, fue sometida a tratamiento en el hospital de Lautaro y posteriormente devuelta a su casa, bajo observación.

Furadan 10 G es uno de los productos comerciales elaborados con el plaguicida carbofurano (principio activo), que se usa como insecticida y nematicida. Lo que debe llamar la atención es que mientras está ubicado en la categoría de “moderadamente peligroso”, según la clasificación toxicológica del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), en la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) figura en la categoría “altamente peligroso”. Si un plaguicida “moderadamente” peligroso puede provocar la muerte de una persona, por lo menos habría que revisar los criterios de la clasificación nacional.

Por otra parte, ni las autoridades ni la agroindustria están en situación de garantizar un manejo adecuado de agrotóxicos, mientras sigan registrados y en uso plaguicidas de enorme peligrosidad. En un escenario conservador, se estima que en nuestro país se producen cada año aproximadamente 2.500 intoxicaciones agudas causadas por plaguicidas, lo que no considera efectos retardados y de largo plazo, como abortos, malformaciones congénitas y cánceres. Una vez más, la Alianza por una Mejor Calidad de Vida (RAP Chile, www.rap-al.org)* llama a las autoridades a que con urgencia eliminen del registro nacional de plaguicidas del SAG 20 principios activos clasificados en Chile como 1a (sumamente peligrosos) y 1b (muy peligrosos)**, y/o 18 principios activos que corresponden a las categorías 1a y 1b –extremada y altamente peligrosos- de la Organización Mundial de la Salud (OMS)***, como también otros de comprobados efectos dañinos crónicos. Estos principios activos –que sólo en algunos casos son coincidentes en una y otra clasificación- se multiplican en el comercio a través de innumerables productos que se venden libremente al público con diversos nombres de fantasía. Esta información es parte de un reciente trabajo investigativo efectuado por RAP Chile, que se encuentra a disposición de las autoridades y del público en general.


Santiago, 8 de octubre de 2004.


Más informaciones en RAP-AL: (2) 3416742
María Elena Rozas, 09-8858227.
Providencia 365, depto.41, Santiago
www.rap-al.org

*La Alianza por una Mejor Calidad de Vida (RAP Chile) está integrada por la Asociación de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri), la Corporación de Investigación en Cultura Alternativa (CIAL) y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA).

RAP-Chile es parte de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAP-AL), fundada en junio de 1983. Integra organizaciones, instituciones, asociaciones e individuos que se oponen al uso masivo e indiscriminado de plaguicidas, planteando propuestas para reducir y eliminar su uso. Fomenta alternativas viables para el desarrollo de una agricultura, socialmente justa, ecológicamente sustentable y económicamente viable, que permita alcanzar la soberanía alimentaria de los pueblos. Asimismo, objeta los cultivos transgénicos porque atentan contra la salud y la diversidad biológica.
RAP-AL es el centro regional para América Latina y el Caribe de Pesticide Action Network (PAN), organización establecida en 1982, con oficinas regionales en Africa, Asia, Europa, América del Norte y América Latina.

** Manual Fitosanitario 2002-2003, IMPPA-AFIPA (con colaboración del Subdepartamento de Plaguicidas y Fertilizantes del SAG).

*** The Who Recommended Classification of Pesticides by Hazard and Guidelines to Classification 2000-2002. OMS.


Ver Revista Punto Final, Edición N° 578
27 octubre de 2004
http://www.puntofinal.cl/