Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Paraguay: Un niño falleció y otros tres están hospitalizados por intoxicación

(24/12/2008)

Yasy Cañy, Paraguay, 14 de diciembre de 2008.Cuatro menores indígenas de la etnia ava guaraní de la colonia Ka’aguy Poty de este distrito, ubicada en el departamento de Canindeyú, fueron intoxicados con agroquímicos. Uno de los menores falleció.

Los niños, de 10, 8, 6 y 4 años, fueron atendidos en el Centro Materno Infantil de San Estanislao, luego de haber sido intoxicados con plaguicidas utilizados en cultivos de soja dentro de la propiedad de la firma Centurión Hermanos, arrendada por colonos brasileños. El menor de los niños falleció, mientras los otros tres quedaron internados en el Centro Materno Infantil de San Estanislao, cuyos casos fueron diagnosticados como posible intoxicación con agroquímicos.

Según los familiares, los chicos comenzaron a sentir fuertes dolores de estómago desde el pasado miércoles 10 después de bañarse en un arroyito que cruza la comunidad indígena, ubicada en las inmediaciones de los cultivos de soja de colonos brasileños.

La indígena Inocencia Ortiz, madre del menor de cuatro años fallecido, dijo que inicialmente sospecharon que podría tratarse de una peste, por lo que fueron asistidos en el hospital de Capiibary (San Pedro) de donde fueron trasladados al Centro Materno Infantil de San Estanislao. “Los médicos en Capiibary manifestaron que los dolores de estómago que padecen los menores corresponden a intoxicación con productos agroquímicos”, relató Inocencia en guaraní.

Los médicos de Capiibary se vieron obligados a derivar a los pacientes ante la carencia de equipos para brindar un resultado confiable. El menor de cuatro años, identificado como Cristian David, falleció camino al centro asistencial de San Estanislao. Los otros tres continúan en estado delicado.

Investigación fiscal

La fiscala ambiental de Curuguaty, Nimia Avalos, aseguró que iniciará una investigación para aclarar las denuncias.

Con ese objetivo remitirá un oficio a la Secretaría del Ambiente (SEAM) y al Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) para el comisionamiento de técnicos que determinen si existe o no responsabilidad de los colonos brasileños que poseen cultivos de soja en las cercanías de la comunidad indígena. Pese a los intentos, resultó imposible conocer la versión de los arrendatarios brasileños.

Antecedentes significativos

Hechos similares han ocurrido con anterioridad en la misma zona. En febrero de 2008, alrededor de 40 pobladores de la colonia La Victoria, de Yasy Cañy, sufrieron una intoxicación masiva al consumir agua presumiblemente contaminada con plaguicidas. En esa ocasión una mujer campesina de 34 años, Feliciana Ferreira Recalde, fue internada en el hospital distrital de Curuguaty y un niño de seis años permaneció 15 días en el hospital Acosta Ñu, de San Lorenzo, donde fue llevado por miembros de una organización civil que trabaja en esta comunidad.

Entre los afectados hubo varios menores. Todos presentaron fuertes dolores estomacales, diarreas y vómitos causados aparentemente por el consumo de agua contaminada con productos agroquímicos. Los enfermos bebían de tres pozos de agua cercanos a cultivos de soja.

Esto coincidió con una fumigación en un cultivo de soja dentro de la propiedad de la firma Centurión Hnos., arrendada por cinco empresarios brasileños. El cultivo está ubicado a 230 kilómetros al noreste de la capital de Paraguay.

Según la doctora Graciela Gamarra, directora del centro de vigilancia sanitaria, del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, los estudios de laboratorio dieron “positivo” en el caso del menor y se esperaban los resultados de otras 45 muestras de sangre, agua y plantas de la comunidad.

Por su parte, la fiscala ambiental Nimia Avalos constató que los cultivos de soja a cargo de los empresarios agrícolas brasileños llegaban hasta escasos 20 metros de las viviendas de los lugareños, lo que aumenta la sospecha de que las aguas de los tres pozos que abastecen el vital líquido habrían sido contaminadas durante la última fumigación con productos agroquímicos.

Técnicos del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal (SENAVE) y de la Secretaría del Ambiente (SEAM) advirtieron a los sojeros brasileños sobre el riesgo de utilizar agroquímicos en áreas cercanas a las viviendas de esta comunidad. Durante una intervención en la propiedad de aproximadamente 2.600 hectáreas, los ingenieros agrónomos José Giménez y Cristhian Marecos, del Senave, se encargaron de explicar a los arrendatarios brasileños Amauri Foester y Gabriel Frassäo Camilo, los alcances de las disposiciones legales (Decreto 2084/04 y Resolución 485/03), que regulan la fumigación con productos agroquímicos en áreas de asentamiento humano. Los sojeros brasileños se comprometieron a tener en cuenta las recomendaciones técnicas para los futuros cultivos en la propiedad.

Resistencia

La reiteración de problemas de este tipo llevó a un grupo de vecinos de la colonia Pindo, en Yasny Cañy, a oponerse en agosto de 2008 a que los colonos brasileños Wagner Miruzzi y Beno Rodrigues Nunes planten soja en 123 hectáreas adquiridas en esta comunidad por los extranjeros. De esta manera querían evitar la contaminación del medio ambiente con las eventuales aplicaciones de agroquímicos.

Los brasileños denunciaron que los lugareños invadieron los dos predios para evitar el desarrollo de cultivos de la oleaginosa, que fueron autorizados por la Secretaría del Ambiente (Seam). Sin embargo, cuando llegó la comitiva fiscal sólo constató que los campesinos estaban instalados fuera de las propiedades, por lo que no hubo necesidad de expulsarlos.

Los vecinos, premunidos de palos y machetes, se habían instalado en un “campamento de resistencia” al costado del camino, para evitar que los dos empresarios agrícolas brasileños inicien cultivos de soja en las sus propiedades.

Los campesinos sostienen que los arroyos Pindo y Kure kua, y más de un pozo artesiano que provee de agua corriente, estarían contaminados con las fumigaciones áreas de cultivos de soja que vienen efectuando los colonos brasileños.

Pese a todos estos antecedentes, al parecer nunca se tomaron medidas para proteger a la población. El costo irreparable es hoy la muerte de un niño y tal vez cuantos más pueden correr en el futuro la misma suerte.

Fuentesartículos de Pablo Medina y Sergio Escobar Rober, publicadas en ABC Digital.
http://www.abc.com.py/2008-12-14/articulos/478639/un-menor-fallecio-y-tres-estan-hospitalizados-por-intoxicacion Otras publicaciones en ABC: 11, 19 y 23 de febrero de 2008; 28 de agosto de 2008.







…..


Noticia Fuente: ABC Digital.