Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

El Salvador: Mueren tres personas intoxicadas con plaguicidas

(28/06/2006)

El Salvador: Muere niño intoxicado con paraquat

El Salvador, 21 de junio de 2006. El pequeño Fredy Alfaro, quien se intoxicó accidentalmente al tomar un poderoso veneno llamado paraquat, falleció el pasado miércoles (14 de junio). Pocos días después murieron otras dos personas envenedas con plaguicidas: una mujer embarazada y un joven trabajador.

El niño acompañaba a su abuelo en labores de cultivo cuando tragó el herbicida al creer que la botella contenía agua.

De acuerdo con el doctor Ángel Duarte, quien lo atendió en el Hospital Benjamín Bloom, el niño murió por fibrosis pulmonar. Es decir, esos órganos se volvieron duros y con la consistencia de un cartón. “Los pulmones perdieron la capacidad de purificar el oxígeno. También tenía quemaduras graves en el esófago y la boca”, expresó Duarte. Las complicaciones en el pequeño, que recién cumplió siete años, también derivaron en insuficiencia renal.

En este tipo de casos, cuando las víctimas ingieren plaguicidas, es posible que sobrevivan, pero no toleran la ingesta de alimentos sólidos, sino que deben ser alimentados a través de una sonda con bebidas o sopas.

El veneno es potente y en caso de inhalación puede causar daño en los pulmones, hígado, riñones, en las paredes de la boca del estómago y los intestinos. Los síntomas son vómito, dolor de cabeza y diarrea.
Cuando la intoxicación ocurre a través de la piel, ocurren afecciones como úlceras, cortes o salpullido.

Pero esta no fue la última muerte ocasionada por plaguicidas en el país centroamericano. El 20 de junio, falleció en Ahuachapán, cantón Chancuyo, Yarda Osorio Siciliano, de 24 años, quien tenía ocho meses de embarazo. Se envenenó con un plaguicida contra las ratas y presentó un complicado cuadro, con convulsiones. Ni ella ni su bebé pudieron ser salvados.

Y en la misma zona, el jornalero Obed Antonio Cantaderio Laguán, de 22 años, fue hallado muerto en su casa del caserío San Juan, cantón Llano El Espino. Según los médicos que lo atendieron, Laguán se había envenenado voluntariamente con un insecticida que no fue identificado.

Nada menos que tres muertes en un mes. Sin embargo, en El Salvador se restringieron 12 plaguicidas, pero ninguno está prohibido.


Fuente:Artículo de Alejandro Dimas, El Diario de Hoy, 17 de junio de 2006 y 21 de junio de 2006.
nacional@elsalvador.com