¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche

Descarga Afiche
Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Chile: Impactantes denuncias en el Día de la Trabajadora Agrícola

(10/09/2004)

Chile: Impactantes denuncias en el Día de la Trabajadora Agrícola

26 de agosto de 2004, Santiago de Chile. La total desprotección de las trabajadoras agrícolas de temporada fue materia de fuertes demandas en la conmemoración del Día Nacional de las Mujeres Asalariadas Temporeras de la Agroexportación.

Este día, 26 de agosto, fue proclamado e instituido hace dos años en Chile por la fuerza de la acción de las propias trabajadoras agrícolas en un proceso de movilizaciones que contó con la conducción de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas A.G. (Anamuri).

El 80% de quienes trabajan durante la temporada de cosecha en la fruticultura son mujeres. Pero a pesar que éste es uno de los sectores que lidera el bullado éxito exportador chileno, quienes lo hacen posible sobreviven con grandes carencias y exponen peligrosamente su salud a la acción de los agrotóxicos que se usan durante todo el proceso productivo. Por esa razón, el pasado 26 de agosto, Anamuri no celebró el Día Nacional de las Mujeres Asalariadas Temporeras de la Agroexportación con una gran fiesta, sino con actos y jornadas de reflexión en diferentes localidades del país.

En Santiago, Anamuri presentó un video-denuncia en el cual se contrasta el regocijo de los empresarios exportadores de fruta y miembros del gobierno, al festejar la salida del país de la caja número 200 millones de la actual temporada, con la situación de quienes sustentan esta actividad que aportó 1.732 millones de dólares a los empresarios durante la temporada 2003-2004. "Tendríamos que trabajar 120 años para jubilarnos", "No tenemos derecho a enfermarnos, porque no tenemos cobertura", "Estamos obligadas a comer en el suelo", "Ganamos menos que los hombres sólo por ser mujeres", "Tiran el 'líquido' (plaguicidas) mientras estamos trabajando y uno no reclama por no perder el trabajo", "Los contratistas se llevan la mitad de nuestro sueldo", "Los baños y el agua fresca son un lujo...". Estas fueron algunas de las denuncias lanzadas como chispazos desde la pantalla de video por trabajadoras temporeras de distintas zonas del país.
Florencia Aróstica, presidenta de Anamuri, destacó que mientras los empresarios se benefician con un promedio de 15 dólares (entre $9.000 y $10.000) por cada caja de fruta exportada, las mujeres asalariadas reciben apenas $70 por caja (algo más de 1 dólar).

Por su parte, Alicia Muñoz, una de las fundadoras de esa asociación y Premio Manuel Bustos 2004, señaló que en el país hay 400 mil asalariadas agrícolas, de las cuales 250 mil trabajan en la agroexportación. Agregó que "la ‘caja 200 millones' viaja por los mares repleta de costos ocultos a los ojos de los comensales norteamericanos y europeos; lleva extensas jornadas de trabajo (de hasta 14 horas), bajos salarios, intoxicaciones e hijos que nacen con malformaciones a causa de los plaguicidas, cesantía, maltrato, acoso, fatigas, abandono de hijos, falta de previsión social, trabajo infantil... en síntesis, transgresiones de los derechos sociales, económicos y culturales de las asalariadas".

Promesas incumplidas

El Día Nacional de las Mujeres Asalariadas Temporeras de la Agroexportación fue instituido el 26 de agosto de 2002, cuando 1.500 mujeres se reunieron en un gran acto donde expresaron directamente sus denuncias y demandas ante el Presidente de la República, Ricardo Lagos, varios de sus ministros y empresarios de la fruticultura.

Las mujeres asalariadas salieron de esa jornada con muchas promesas. Se formó un comité público-privado con representantes del gobierno, empresarios y trabajadoras, pero al cabo de unos meses se extinguió sin resolver nada. Al año siguiente, las trabajadoras agrícolas conmemoraron su día marchando por la ciudad-puerto de Valparaíso hasta el Congreso Nacional, donde entregaron a un grupo de parlamentarios sus propuestas para legislar por una previsión digna para quienes sólo pueden acceder a trabajos temporales y precarios. Y hubo nuevas promesas.

"Hoy vemos que la situación del sector está aún más complicada -dice Alicia Muñoz-. Los enganchadores, que son los traficantes de mano de obra asalariada de la modernidad, se han extendido en todos los sectores y más del 60% de las mujeres temporeras no tiene contrato ni un solo día en el año. Por lo mismo, tampoco tienen la atención de salud que les corresponde como trabajadoras". Si se enferman o dan a luz un hijo con malformaciones genéticas, ellas y sus familias deben afrontar en soledad, sólo con sus escasos medios, todo lo que eso significa.

Fuente: RAP-AL