Bolivia: Uso de plaguicidas altamente peligrosos por productores familiares

El uso de plaguicidas en Bolivia se ha quintuplicado en los últimos 10 años y está actualmente muy alto con 50.000 toneladas de ingredientes activos/ año, según se desprende de la Tesis de Maestría en Ciencias Ambientales, de Ulrike Bickel, M.Sc. Agronomía tropical, de la Universität Rostock. La investigación realizada en Bolivia en 2018 en tres diferentes zonas climáticas, se analizó el empleo de plaguicidas por parte de productores y productoras familiares, y las dimensiones, los factores de influencia y los impactos socioeconómicos y ambientales del uso de plaguicidas en Bolivia. Según se desprende de la investigación, más del 70 % (al menos 164) o sea, casi tres cuartos de los 229 ingredientes activos de plaguicidas vendidos en Bolivia son altamente peligrosos por su toxicidad aguda y/o crónica para la salud humana y para el medio ambiente. A pesar de que casi la mitad (105) de estas sustancias están prohibidas en otros países, la autoridad competente Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (SENASAG) autoriza estos plaguicidas altamente peligrosos (PAP). Sólo entre inicio de abril y hoy 31 de agosto de 2018, los registros aumentaron de 2.190 a 2.419 (marcas comerciales).

Gran parte de las y los agricultores han presentado síntomas de intoxicaciones agudas durante o después de la aplicación de los agroquímicos. Es alarmante el nivel escaso de conocimiento entre agricultores sobre serios impactos crónicos en la salud humana (como el cáncer, Alzheimer, Parkinson, trastornos hormonales, alteración del sistema nervioso, abortos, malformaciones, problemas de desarrollo y esterilidad) y en el medio ambiente. Hasta en proyectos socio-productivos en escuelas por ejemplo en Tarija y Chuquisaca, se encuentran a maestros y niños – los que están particularmente vulnerables – aplicando plaguicidas.

Continuar Leyendo

Argentina: Mientras que en otros países la justicia reclama la prohibición de plaguicidas las autoridades continúan apelando a las Buenas Prácticas Agrícolas

Marcos Paz, Argentina, 18 de agosto de 2018. Desde RAP-AL reclamamos la prohibición de los plaguicidas comenzando por los Altamente Peligrosos (PAP). Al Sr. Ministro de Agroindustria Luis Etchevehere; Al Sr. Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable Sergio Bergman; Al Sr. Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable Adolfo Rubinstein; A todos

Recientemente varios veredictos de la justicia internacional y afirmaciones en torno a la potencialidad de daño de los plaguicidas nos han impactado, más aún en las comunidades afectadas por dichos tóxicos. Estos reclamos y aseveraciones parecen no haber causado ninguna impresión, ni originando cambios en las apreciaciones de los tomadores de decisión respecto al registro, autorización y categorización de plaguicidas, ni en los productores respecto a su utilización y en ambos en relación con su efecto socioambiental.

En primer lugar, un fallo, establecido por el tribunal de apelaciones de San Francisco (Estados Unidos), ha impuesto a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) un plazo de 60 días para retirar del mercado todas las formulaciones a base del principio activo conocido como clorpirifos. Mientras tanto, en nuestro país este insecticida organofosforado es ampliamente utilizado, se importaron 2.262.920 kg en el año 2017, en las producciones de hortalizas, frutas, tabaco, cereales, soja, maíz incluso en los hogares para el control de parásitos en mascotas y como preservante de la madera. Este producto puede causar trastornos en la salud a nivel agudo como vómitos, diarreas, temblores y a nivel crónico como alteraciones en el sistema nervioso expresándose como dificultad en el aprendizaje y cambios en la conducta. También puede comportarse como disruptor endócrino, es decir, una sustancia presente en el ambiente, alimentos y productos de consumo que puede interferir en la síntesis, metabolismo o la acción hormonal, provocando una desviación del control homeostático, crecimiento y reproducción normales.

También recientemente una sentencia de la Justicia de California obliga a la empresa multinacional Monsanto a pagar cerca de 290 millones de dólares a un trabajador (jardinero), llamado Dewayne Jhonson, que contrajo cáncer terminal (linfoma no hodgkin) por estar expuesto al herbicida glifosato al realizar sus tareas laborales cotidianas. La empresa nunca le advirtió sobre los graves riesgos en la salud al exponerse a este producto.

Continuar Leyendo

Glifosato ¿fin a la impunidad?

Glifosato ¿fin a la impunidad?

Foto AFP

RAP-Chile, agosto de 2018/ La justicia federal norteamericana acaba de sentenciar en California que el glifosato, (Roundup o Ranger Pro, sus nombres comerciales más conocidos), un herbicida promocionado y vendido como seguro por Monsanto desde 1974, opera como un plaguicida cancerígeno. En el fallo dictado por el jurado, la jueza Suzanne Ramos Bolano responsabiliza a esta corporación transnacional  del cáncer terminal que padece el demandante, el afroamericano Dewayne Johnson (46 años, tres hijos pequeños). Al mismo tiempo, en Brasil, la jueza Luciana Raquel Tolentino de Moura suspendió toda venta y uso de glifosato, así como el registro de nuevos productos con ese principio activo, hasta que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) concluya los procedimientos de reevaluación toxicológica del herbicida. Como resultado del fallo en California, según informa Bloomberg, las acciones de Bayer/Monsanto bajaron un 10, 4%, valores que son los peores registrados en los últimos dos años.

Expertos de todo el mundo consideran el glifosato un plaguicida altamente peligroso, alterador endocrino y genotóxico, que provoca daños a la salud humana y animal, y a la biodiversidad. La justicia está adoptando medidas que debieran ser tomadas por los gobiernos y agencias reguladoras, que luego de este fallo tendrán que pagar su deuda con la salud pública. El uso actual del glifosato incluye tanto la aplicación en cultivos transgénicos resistentes al mismo en grandes extensiones de campo, como su aplicación en plazas, parques, jardines y bordes de carreteras.

Monsanto perdió su primer juicio en Estados Unidos y debe pagar 290 millones de dólares a Dewayne Johnson a quien los médicos dan pocos meses más de vida El jurado del Tribunal Superior de San Francisco determinó que Monsanto, adquirido recientemente por la alemana Bayer, no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato. El jurado también concluyó que la omisión maliciosa de las advertencias necesarias contribuyó “sustancialmente” en la enfermedad de DeWayne Johnson, quien padece Linfoma no Hodgkin (un cáncer en los linfocitos de la sangre). El juicio se inició el pasado 25 de junio y la jueza admitió testimonios de científicos que fundamentaron la relación causal entre el cáncer del demandante y su trabajo desde 2012 como aplicador del herbicida en los campos deportivos de las escuelas donde trabajó en Benice, California.

María Elena Rozas de RAP- Chile señala al respecto: “Celebramos el fallo de la justicia de California. Es una victoria histórica que sienta un precedente para poner fin a la impunidad y al ocultamiento de información por parte de Monsanto.”

Continuar Leyendo

México: Los agrotóxicos, el tema olvidado que pide atención urgente

Fernando Bejarano González Director de la Red de Acción sobre Plaguicidas y alternativas en México (RAPAM) .C.  www.rapam.org  

La Jornada del Campo/El uso masivo de agrotóxicos o plaguicidas de síntesis química para el control de plagas y enfermedades en el campo y la ciudad no fue incluido con acciones explícitas en la agenda ambiental, la relacionada con el campo o la salud pública, de la mayoría de los candidatos presidenciales y tiene una mención marginal en la plataforma de Morena, en la que sí se incluye la agroecología, lo que abre un camino para tomar medidas más profundas. 

No es de extrañar que el tema de los agrotóxicos haya quedado ausente de las plataformas del PRI o del PAN y sus coaliciones, pues estos gobiernos en sus políticas neoliberales han sido los responsables de la grave situación que vivimos en nuestro país. Los datos duros, condensados en el informe Los plaguicidas altamente peligrosos en México no dejan lugar a dudas: en nuestro país se utilizan 140 ingredientes activos de plaguicidas prohibidos en otros países. Además de 183 ingredientes activos de plaguicidas clasificados como altamente peligrosos, porque presentan una o más de estas características:  pueden causar la muerte por su alta toxicidad aguda, o provocar algún efecto crónico a la salud: como probables causantes de cáncer en humanos, malformaciones, alteraciones hormonales, tóxicos a la reproducción,  además de estar incluidos en convenios ambientales internacionales, ser muy tóxicos para las abejas, los organismos acuáticos y muy persistentes en agua y sedimentos. El estar expuestos sin nuestro consentimiento a estas sustancias tóxicas constituye una violación a los derechos humanos, como lo han expresado diversos los relatores especiales de Naciones Unidas.

Continuar Leyendo

Informe “Los Plaguicidas Altamente Peligrosos en México” en inglés y español

México, 20 junio de 2018 / Relatores especiales de Naciones Unidas en Derechos Humanos apoyan el Informe. Piden cambios de política del próximo gobierno para prohibir plaguicidas altamente peligrosos y promover alternativas agroecológicas señala el Informe. /El informe “Los Plaguicidas Altamente Peligrosos en México” coordinado por la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en México (RAPAM) está ya disponible en inglés y español. En el prólogo a la edición en inglés Hilal Elver, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación y Baskut Tuncak, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre sustancias y desechos peligrosos, opinan que: “Este libro proporciona un excelente panorama sobre el peligro del uso masivo de plaguicidas altamente peligrosos en México, muchos prohibidos en otros países. Resalta la necesidad de cambios en el marco regulatorio y la promoción de alternativas agroecológicas emergentes de las comunidades campesinas, incluida la agricultura orgánica”. Y añaden: “Es una muy buena fuente para convencer a otros países en desarrollo sobre la eliminación progresiva de agroquímicos peligrosos, lograr una alimentación saludable y un medio ambiente sano, al mismo tiempo que proteger los derechos humanos en las comunidades agrícolas y el derecho a una alimentación adecuada para todas las personas.”

Continuar Leyendo