3 de diciembre Día Mundial del No Uso de Plaguicidas

3 de diciembre de 2018. Día Internacional del no uso de plaguicidas. Desde RAP-AL reclamamos la prohibición de los plaguicidas comenzando por el glifosato y los Altamente Peligrosos (PAP) /Una vez más desde Red de Acción en Plaguicidas queremos llamar la atención sobre la creciente utilización de plaguicidas y su consecuente efecto en la salud socioambiental.

En este último año diferentes veredictos de la justicia internacional sobre los efectos de los plaguicidas nos han impactado, más aún en las comunidades afectadas por dichos tóxicos. En primer lugar, un fallo, establecido por el tribunal de apelaciones de San Francisco (Estados Unidos), ha impuesto a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) plazos estrictos plazo de 60 días para retirar del mercado todas las formulaciones a base del principio activo conocido como clorpirifos, un tóxico ampliamente utilizado en América Latina, el cual posee características de disruptor endocrino, es decir, una sustancia presente en el ambiente, alimentos y productos de consumo que puede interferir en la síntesis, metabolismo o la acción hormonal, provocando una desviación del control homeostático, crecimiento y reproducción normales.

En el mismo sentido una sentencia de la Justicia de California obliga a la empresa multinacional Monsanto a pagar cerca de 290 millones de dólares a un trabajador (jardinero), llamado Dewayne Jhonson, que contrajo cáncer terminal (linfoma no hodgkin) por estar expuesto al herbicida glifosato al realizar sus tareas laborales cotidianas. La empresa nunca le advirtió sobre los graves riesgos en la salud al exponerse a este producto. Este herbicida es el más utilizado en países de América Latina. En Argentina se vende bajo diferentes nombres comerciales según la composición química del producto formulado y la empresa que lo produce, importándose en el año 2017 unos 53.075.469 de kilos. Este producto, que fue categorizado como probable cancerígeno para humanos por la Organización Mundial de la Salud, además puede ocasionar daños a nivel de la expresión de los genes, alteraciones en el sistema nervioso, del sistema excretor (riñones) y mal de Parkinson. Estos reclamos y aseveraciones parecen no haber causado ninguna impresión, ni originando cambios en las apreciaciones de los tomadores de decisión de los países de América Latina respecto al registro, autorización y categorización de plaguicidas, ni en los productores respecto a su utilización y en ambos en relación con su efecto socioambiental.

Continuar Leyendo

Chile: Niños intoxicados por plaguicidas altamente peligrosos en Maule y otras regiones

Santiago de Chile, 12 de octubre de 2018/ Niños y docentes de la escuela Odessa de Río Claro, en la región del Maule, sufrieron el día miércoles 10 de octubre una intoxicación masiva (brote) debido a la aplicación del fungicida Fungizeb 800 por la empresa Agrícola LC Limitada, en un predio vecino a la escuela, de manzanas para exportación. El principio activo de este agrotóxico es Mancozeb, clasificado por la Organización Mundial de la Salud y por la FAO como altamente peligroso, según los nuevos criterios vigentes. Fungizeb 800 es un fungicida sistémico y de contacto, con efectos tanto de tipo agudo como crónicos. En este caso se trató de una intoxicación aguda pues 24 horas después, los niños presentaron vómitos, náuseas y malestar estomacal y debieron ser atendidos en la Posta de Peñaflor y el CESFAM de Culpeo.

Continuar Leyendo

Argentina: Mientras que en otros países la justicia reclama la prohibición de plaguicidas las autoridades continúan apelando a las Buenas Prácticas Agrícolas

Marcos Paz, Argentina, 18 de agosto de 2018. Desde RAP-AL reclamamos la prohibición de los plaguicidas comenzando por los Altamente Peligrosos (PAP). Al Sr. Ministro de Agroindustria Luis Etchevehere; Al Sr. Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable Sergio Bergman; Al Sr. Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable Adolfo Rubinstein; A todos

Recientemente varios veredictos de la justicia internacional y afirmaciones en torno a la potencialidad de daño de los plaguicidas nos han impactado, más aún en las comunidades afectadas por dichos tóxicos. Estos reclamos y aseveraciones parecen no haber causado ninguna impresión, ni originando cambios en las apreciaciones de los tomadores de decisión respecto al registro, autorización y categorización de plaguicidas, ni en los productores respecto a su utilización y en ambos en relación con su efecto socioambiental.

En primer lugar, un fallo, establecido por el tribunal de apelaciones de San Francisco (Estados Unidos), ha impuesto a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) un plazo de 60 días para retirar del mercado todas las formulaciones a base del principio activo conocido como clorpirifos. Mientras tanto, en nuestro país este insecticida organofosforado es ampliamente utilizado, se importaron 2.262.920 kg en el año 2017, en las producciones de hortalizas, frutas, tabaco, cereales, soja, maíz incluso en los hogares para el control de parásitos en mascotas y como preservante de la madera. Este producto puede causar trastornos en la salud a nivel agudo como vómitos, diarreas, temblores y a nivel crónico como alteraciones en el sistema nervioso expresándose como dificultad en el aprendizaje y cambios en la conducta. También puede comportarse como disruptor endócrino, es decir, una sustancia presente en el ambiente, alimentos y productos de consumo que puede interferir en la síntesis, metabolismo o la acción hormonal, provocando una desviación del control homeostático, crecimiento y reproducción normales.

También recientemente una sentencia de la Justicia de California obliga a la empresa multinacional Monsanto a pagar cerca de 290 millones de dólares a un trabajador (jardinero), llamado Dewayne Jhonson, que contrajo cáncer terminal (linfoma no hodgkin) por estar expuesto al herbicida glifosato al realizar sus tareas laborales cotidianas. La empresa nunca le advirtió sobre los graves riesgos en la salud al exponerse a este producto.

Continuar Leyendo

Red global PAN lanza lista actualizada de Plaguicidas Altamente Peligrosos

Red global lanza lista actualizada de Plaguicidas Altamente Peligrosos/Estocolmo, 15 de marzo de 2018 /La Red de Acción en Plaguicidas, PAN Internacional, lanzó una versión actualizada de su lista de Plaguicidas Altamente Peligrosos justo cuando se realiza una reunión clave del proceso de Enfoque Estratégico para el Manejo Internacional de las Sustancias químicas (SAICM por su sigla en inglés) en Estocolmo. La lista extendida incluye ahora 306 sustancias químicas.

Estos plaguicidas altamente peligrosos son una amenaza para la gente y para el ambiente en todo el mundo. La comunidad global debe actuar para detener la exposición continua de las personas y del planeta a estos plaguicidas altamente peligrosos (PAP). PAN hace un llamado a la comunidad global a trabajar en un acuerdo internacional de carácter vinculante sobre los plaguicidas.

Entre los nueve plaguicidas nuevos incluidos en la versión actualizada de la lista de PAP están el herbicida carbetamida (del grupo químico de los carbamatos) debido a que se ha clasificado como presuntamente tóxico para la reproducción humana según la Unión Europea; cianamida, por sus propiedades alteradoras de las hormonas, y el benzoato emamectina, por su amenaza al ambiente y las abejas.

Como se ha agregado un nuevo criterio de inclusión, la lista ahora incluye plaguicidas que han sido reconocidos por la Convención de Rotterdam (de Naciones Unidas), por cumplir con los criterios de esa convención para que se les apliquen restricciones para su comercio global. Sin embargo estos plaguicidas aún no han sido incluidos oficialmente en la Convención de Rotterdam debido a consideraciones políticas.

Los plaguicidas son las únicas sustancias químicas tóxicas que son liberados internacionalmente al ambiente. Hoy los plaguicidas contaminan todo espacio ambiental aún en localidades que están a una distancia remota respecto de su uso. Susan Haffmans de PAN Alemania señala: “Estos plaguicidas tienen un efecto devastador en la biodiversidad, incluídos los insectos benéficos. Están saboteando la sustentabilidad de los sistemas de producción de alimentos y dañando a un número desconocido de agricultores, trabajadores, niños y animales todos los años.”

Desde su experiencia de un largo trabajo en América Latina sobre prácticas agroecológicas, Javier Souza de RAP-AL, la Red de Acción en Plaguicidas América Latina, señala: “Ya es hora de emprender esfuerzos concertados para eliminar los PAP y remplazar su uso por la agroecología. En Argentina hemos demostrado que remplazar los PAP con agroecología puede disminuir los costos de los insumos, mejorar los ingresos y la salud comunitaria, fortalecer la seguridad alimentaria y la resiliencia frente al clima, mejorar la equidad de género, fortalecer la biodiversidad y reducir la contaminación”. Ver Lista PAP, actualizada…

Continuar Leyendo

Colombia: Solicitan no aplicar la Resolución 001 de enero 2017 expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes que echó para atrás la histórica decisión de eliminar la aspersión aérea con glifosato.

Medellín, febrero 12 de 2018. En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosato en el territorio colombiano se convirtió rápidamente en una noticia mundial. El gobierno norteamericano lamentó esta decisión y la consideró una pérdida del poder de su país para imponer su política antidrogas a un país productor como Colombia, donde uno de los focos principales de esta estrategia es el combate a la producción campesina de la hoja de coca. Sin embargo, la transición tampoco fue fácil. En 2015, el gobierno pagó un alto costo político por suspender las aspersiones. La oposición lo acusó de estar cediendo ante las entonces FARC-EP y el narcotráfico en esa materia, y su aliado histórico, Estados Unidos, que ha sido un entusiasta promotor del glifosato, se declaró decepcionado con la decisión de Santos (Semana, 2016). Ya en 2016, el Consejo Nacional de Estupefacientes echó para atrás la histórica decisión de eliminar la aspersión aérea con glifosato y abrió la puerta para que las aspersiones se reiniciaran de nuevo, sólo que ya se llaman aspersiones terrestres aunque las mismas se realicen por medio de equipos teledirigidos conocidos como drones a 1,50 mt. del suelo, que es donde se encuentra el dosel del arbusto coca, elevando en más del 100% el costo por aspersión, triplicando la dosificación del glifosato de 3.0lt/ha a 10.4lt/ha. sin que exista evidencia científica de la necesidad de incrementar la dosificación ni acatar las sentencias de la Corte Constitucional que ordenan a las autoridades colombianas que antes de utilizar el glifosato deben aportar las pruebas que contengan la certeza científica que con su aplicación no se causa daño alguno al ecosistema, incluyendo en él al ser humano y enfatizando en que debe protegerse su salud en virtud del Principio de Precaución.
Asunto: RECOLECCIÓN DE FIRMAS PARA EVITAR LA ESPERSIÓN TERRESTRE CON GLIFOSATO EN COLOMBIA. Adherir a esta petición enviando firma a: Agrodescendientes: agrodescendientes@gmail.com / Ver carta abierta al Presidente de Colombia

Continuar Leyendo