Chile: ¡Exijamos la prohibición de los neonicotinoides ahora para salvar las abejas!

Santiago de Chile, 2013. Pedimos al Presidente Piñera, a su ministro de Agricultura, Antonio Walker; al director del SAG, Oscar Camacho, y a la ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos, que prohíban inmediatamente el uso de insecticidas neonicotinoides al aire libre, tal como lo acaba de hacer la Unión Europea. La Red de Acción en Plaguicidas Chile, RAP-Chile / Alianza por una Mejor Calidad de Vida; la Coordinadora Nacional de Apicultores Orgánicos de Chile CONAOC; la Red Apícola de Casablanca y organizaciones sociales y ambientales de Chile hacemos este llamado ante la dramática desaparición de las colonias de abejas y otros polinizadores. La contaminación y pérdida de su hábitat amenaza con poner en peligro la producción agrícola y toda la cadena alimentaria. Si se actúa de manera urgente ahora, aplicando el principio de precaución, podríamos evitar la extinción de las abejas en Chile. Porque ahora mismo, miles de millones de abejas se están muriendo en Chile y en todo el mundo. La decisión de la Unión Europea de prohibir los plaguicidas neonicotinoides letales para las abejas, es una gran victoria y abre el camino a una era de agricultura más sostenible. Logremos esto para Chile. Este el momento decisivo para proteger a las abejas y necesitamos tu firma para ello. Firma en: https://secure.avaaz.org/es/petition/Presidente_Sebastian_Pinera_E_al_Ministro_de_Agricultura_Antonio_Walker_P_Salvemos_las_abejas_en_Chile_ya/?cUlOmbb

La producción de miel, principalmente de especies melíferas del bosque nativo chileno, se exporta en cerca de un 90% a los mercados de la Unión Europea, siendo el principal producto pecuario primario exportado por Chile.  Más información e informes científicosEl 27 de abril de 2018, los 28 países miembros de la UE han decidido, prohibir totalmente el uso al aire libre de tres insecticidas neonicotinoides utilizados en todo el mundo en chacarería y cultivos de maíz, colza, algodón y girasol, entre otros. Estos plaguicidas son también de uso común en aplicaciones veterinarias como el control de garrapatas y collares antipulgas para mascotas.

En febrero de 2018, los científicos de la Autoridad Europea de Seguridad alimentaria dictaminaron que los tres plaguicidas, imidacloprid y clotianidina, fabricados por Bayer, y tiametoxam, de Syngenta, representan “un riesgo para las abejas silvestres y las abejas melíferas”.

Estos tres insecticidas integran la lista de Plaguicidas Altamente Peligrosos, por sus efectos agudos, crónicos y en el medio ambiente, elaborada por el Pesticide Action Network (PAN) que junto con IPEN la red mundial por un futuro libre de tóxicos, llaman a su prohibición.    

Más información e informes científicos: